7 consejos para correr con frío

Pareciera que el otoño al fin llegó…y para quedarse. Luego de unos días tipicamente húmedos de mayo, ahora ya es hora de abrigarse un poco más. En este artículo vamos a contar algunos consejos a tener en cuenta al correr durante otoño e invierno.

Consejos para correr con frio

Los diferentes tipos de entrenamiento, la hora para salir a correr o la vestimenta son cosas que debemos tener en cuenta los días que salimos a correr con frío.

Consejos para correr con frío

  • Entrada en calor más extensa: ahora se tarda un poco más en entrar en calor. Intentá entrar bien en calor (quizá sume mucho meter 10′ más de lo que harías en verano).
  • Cuidado con las prendas de algodón: tendemos a abrigarnos demasiado, sobre todo los primeros días, donde parece que el frío es muchísimo y no es tan así. Las prendas de algodón absorben el sudor y acabaremos empapados. Es mejor utilizar prendas transpirables, ropa técnica para correr, que evacue el sudor de nuestro cuerpo.
  • Salir a correr cuando todavía hay sol: sobre todo en aquellas ciudades donde aprieta más el frío o en aquellas personas que no lo toleran muy bien. Cuando cae el sol las temperaturas comienzan a bajar y se nota. Correr con los rayos del sol, nos protegerá y tendremos una sensación más agradable al correr.
  • La garganta sufre más con el frío: sobre todo en entrenamiento intensos, donde tendemos a respirar por la boca. El aire, al no pasar por la nariz, no se calienta, lo que hace que entre directamente frío (y eso es algo que puede irritar a la garganta). Intentá, al menos al principio, respirar por la nariz, para hacer ese calentamiento de las vías aéreas superiores. Después del entrenamiento, mima a tu garganta con alguna infusión caliente y miel.
Correr en invierno
  • Técnica de capas de Cebolla: lo de vestirse por capas es útil para no quedarnos cortos o pasarnos con la cantidad de ropa que nos ponemos. Una camiseta técnica de manga corta, una de manga larga o cortavientos finos y, sin hace mucho frío, una chaqueta que nos abrigue más. Al menos en mi caso, si las temperaturas son superiores a los diez grados, con una camiseta de manga corta y un cortavientos fino es más que suficiente, cuando entro en calor luego sobra todo.
  • Lo peor es el viento: aunque las temperaturas sean bajas, cuando llevamos un tiempo corriendo llegamos a un equilibrio térmico que suele ser agradable. Pero si ese día hay viento, la sensación térmica es peor, parece que nunca entramos en calor, por no decir que el sudor se nos queda helado en el cuerpo. A menos que tengamos ropa técnica para estas situaciones, yo desaconsejo salir a correr con mucho frío y viento, es mejor esperarse a correr otro día.
  • Las partes más sensibles al frío: zonas como la cara, orejas y manos son más sensibles al frío. Para esos días en los que las temperaturas sean más bajas, prendas como los guantes, orejeras, gorro o la braga para el cuello, pueden venir muy bien.
  • Días imposibles, soluciones alternativas: si las temperaturas bajan del cero o hay una tormenta muy importante, correr se puede convertir en toda una odisea. Para esos días, podemos buscar soluciones alternativas, como correr en la cinta del gimnasio, hacer una clase de spinning, aprovechar para entrenar la fuerza o hacer estiramientos.

Corredor. 13 veces finisher en Maratón. Mejor tiempo 3:05. Lector enfermo de todo lo que sea running, curioso y siempre con ganas de aprender. Letra y podcast en Running Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.