“No se suspende por lluvia”: Que el clima no te arruine una carrera

running-in-the-rain

A todos nos ha sucedido: a medida que se aproxima la fecha de una carrera que venimos esperando y para la que nos hemos preparado por semanas o meses, el pronóstico del clima va dando señales de mal augurio. Y el día de la competencia misma, abrimos las cortinas para encontrarnos con el cielo gris, encapotado, llovizna, lluvia, diluvio.

Los corredores solemos estar mas que orgullosos de competir sin importar diluvios o termómetros a punto de explotar. Sin embargo, tomar las precauciones apropiadas puede ser la diferencia entre un buen resultado o una visita a la carpa médica.

¿Que hacer cuando los organizadores y el cielo no se pusieron de acuerdo?

 

1 – Mantenerse Seco y en Temperatura

Por mas que suene obvio, esta debería ser tu primera prioridad: nada afecta mas el rendimiento que músculos fríos y contraídos.

Lo ideal sería poder esperar abrigado y en algún lugar al reparo hasta último minuto, cuando ya llaman a los atletas hacia la línea de largada. Si podes, esperá dentro del auto, bajo un techo, o bajo la carpa de tu running team.

Otra alternativa es llevar tu propio impermeable, ir hasta la largada bien cubierto y cuando el reloj se acerque al cero, descartarlo y dárselo a alguien que nos esté esperando tras las vallas.

Si esta última tampoco es una opción, te podés fabricar tu propio poncho impermeable descartable con una bolsa de consorcio gruesa: andá a la ferretería amiga, comprá un par, hacele un hueco para pasar la cabeza y brazos, tenela puesta hasta último momento y simplemente tirala antes de largar.

Para mantener las zapatillas secas, colocate bolsas de supermercado bien atadas y tiralas a último momento.

Parecer un homeless del running no es muy elegante, pero te a a mantener seco y caliente hasta último momento.

 

2 – Vestite para la Temperatura, No para el Clima

Al ver las gotas de lluvia, muchos corredores suelen abrigarse innecesariamente. Apenas un centenar de metros después de la largada se empiezan a sofocar culpa de la humedad y el calor. ¿Cual es el problema? Correr con 20º seco y correr con 20º mojado es exactamente lo mismo: hay que vestirse pensando en la temperatura y no en el clima.

Si está lloviendo pero no hace frío, dejá el impermeable en casa o en la mochila.

nike-running-2011-holiday-rain-collection-2-620x413

Vestite de forma apropiada

 

3 – Evitá Ampollas y Roces

Una vez que largues, si la lluvia persiste, toda tu ropa y el calzado van a absorber agua y se te van a pegar a la piel. Si la carrera es corta no suele ser un inconveniente, pero en carreras mas largas empezarán a rozar y a molestar un poco, pudiendo producir lastimaduras o ampollas.

Lo mejor que podes hacer es usar vaselina sólida en los lugares donde sabés vas a tener mas rozaduras, principalmente axilas, la cara interior de los muslos y los pies. En las zonas mas comprometidas, como los talones y el Tendón de Aquiles, considerá colocarte curitas adhesivas.

 

4 – Fortalecé tu Mente

Correr con lluvia no solo es posible, sino que hasta puede ser refrescante en las épocas del año mas calurosas, y las competencias no son la excepción: hay que vestirse y salir a dejarlo todo en en el asfalto.

¿La mejor forma de prepararse para una carrera bajo la lluvia? ¡Entrenando bajo la lluvia! Pero es importante que entrenar bajo clima adverso sea una actividad lo mas segura posible, así que no te pierdas nuestra nota “8 Consejos Para Correr Un Día de Lluvia”.

 

5 – Primero, la Seguridad

Si ves que el cielo anuncia una tormenta severa, posibilidad de granizo o temperaturas bajo cero, quizás lo mejor sea dejar pasar esta carrera y quedarse en casa. Aunque el evento no se cancele por mal tiempo, jugar al superheroe puede tener malas consecuencias.

Cuando las condiciones son malas pero mas benévolas, permitiendo la competencia, siempre apostá a la seguridad: aunque sean muchos corriendo, usá algo reflectivo; evitá el agua en los ojos usando una gorra o lentes deportivos; avisá a algún amigo o familiar que vas a estar compitiendo, donde son la largada y la llegada, y como es el recorrido.

Entrá bien en calor, el frío y la lluvia contraen los músculos y largar en frío es la receta con la que se cocinan muchas lesiones. Evitalas.

Finalmente, usá calzado con buena tracción. Aunque te de lástima mojarlas y ensuciarlas, llevá zapatillas nuevas y con buen dibujo en la suela, de esa forma vas a evitar resbalones y posibles torceduras. Además, zapatillas con buena tracción ayudan a mitigar el efecto del piso mojado, por lo que te van a dar mejor performance y un mejor resultado.

running_rain

Elegí calzado que te garantice buena tracción

 

6 – Ajustá tus Expectativas

Las probabilidades de una nueva mejor marca personal suelen ser inversamente proporcionales a las probabilidades de precipitación: la humedad, la molestia del agua, la ropa mojada y pesada, las molestias, el frío… todo conspira en tu contra y le agrega segundos al cronómetro.

Lo mejor es mantenerse positivo, ajustar el objetivo y quizás tener un nuevo record alternativo: “nueva mejor marca bajo la lluvia”. ¡Bajar esa marca es una forma extra de motivarse !

 

7 – Mantenerse Relajado

Excepto en condiciones extremas, quizás demasiado extremas, nadie ha muerto por un poco de lluvia. Así que ignorá las gotas de agua en el parabrisas del auto, entrá en calor, relajate, concentrate, largá, disfrutá de la experiencia y ¡dalo todo!

Corredor. 13 veces finisher en Maratón. Mejor tiempo 3:05. Lector enfermo de todo lo que sea running, curioso y siempre con ganas de aprender. Letra y podcast en Running Blog.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.