Review: Experiencia Nike Lunarglide a través del tiempo

Correr existe desde tiempos remotos. Correr existe, claro, desde la existencia del hombre y en sus diferentes variantes. Por añadidura, se entiende que por entonces no existían las zapatillas, mucho menos la tecnología que hoy se utiliza en ellas, ni que hablar de la evolución según el modelo o el terreno que pisará. Cuando comencé a correr miraba de reojo esta cuestión. Por desconocimiento o esceptisismo, creía que todas eran iguales y que lo único que importaba era mover los pies. Soy usuario de Nike desde siempre. Mis primeras zapatillas fueron las Lunarlon, y entonces sucedió, más allá del antecedente de mi empatía por la marca, una especie de viaje de ida. La suela era fantástica, esas zapatillas me acompañaron desde mis inicios, cuando corría con 30 kg más de lo que estoy hoy, con todo el sufrimiento a cuestas y un ritmo prácticamente de caminador. Tienen un simbolismo muy fuerte para mí, como también las segundas zapatillas de running que tuve, las Lunarglide 3, que acaban de cumplir dos años y que hoy pasaron a los pies de mi hermano. Aún están ahí, con miles de km encima, carreras en calle y montaña. Irrompibles. Hace poco compré para entrenar las 4 en su versión flúo, y noté, más allá de una mejor adaptación entre zapatilla y suela Lunarlon, más estabilidad en la pisada, y una notable mejora en el peso, producto del mayor porcentaje de uso de hilo en la capellada. Una zancada efectiva, buena resistencia a distinto tipo de terreno y su clásica durabilidad ya comprobada (entreno entre 60 y 80 km por semana). Y son hermosas, claro.

nike2

En diciembre pasado tuve la suerte de participar de la We Run Buenos Aires 2013, gracias a la invitación de Feedback PR y Nike. Por tercer año consecutivo, corrí los 10k más emblemáticos del país y, aunque estuve muy por encima de mi mejor registro en esa distancia, los 39m18s de carrera me permitieron estar en el podio de la categoría de prensa. Lo mejor estaría por venir, y fue el premio. Como si supieran de mi parentezco a través de los años con las Lunar, me obsequiaron las Lunarglide 5, la última versión del modelo. A continuación, les dejo mi hot review.

Ahora con un gran porcentaje de la superficie hecho de hilo (un material que Nike llama Flywire) como una notable mejora (comúnmente el hilo da una imagen de fragilidad, en este caso todo lo contrario), también tienen como evolución haber eliminado el plástico en la parte exterior de la punta incorporándolo adentro, lo que da una mayor protección y, para quienes le dan relevancia a la parte estética, armoniza la zapatilla. En cambio, en la parte de atrás, tiene refuerzos de ese material, que le proporciona más estabilidad en conjunto con el tradicional Dynamic Support de la suela Lunarlon, que combina material como goma sólida, Phyllon, un material símil al caucho pero más liviano, y espuma en toda su superficie, mejor distribuida para que la planta absorba el impacto y se distribuya en partes iguales en toda la suela, lo que optimiza y microsegundos en la recomposición de ese impacto (el tiempo en que la suela vuelve a “acomodarse”).

nike3

En cuanto a peso, el avance es de 7gr respecto del modelo anterior (278gr), volviéndolas una de las zapatillas más livianas del mercado, a destacar teniendo en cuenta que son zapatillas para fondo. En relación de apariencia, son más parecidas a las Flyknit (son una maravilla para competir pero no las recomiendo para entrenar) que a las Lunar.

En su conjunto, las Lunarglide son un verdadero viaje de ida para corredores que buscan confort y estabilidad en su entrenamiento o en competencias, y que como plus brindan una durabilidad difícil de conseguir. Para quienes buscan un calzado sin tantas pretensiones técnicas, las Lunarglide también son perfectas por ser fáciles en su adaptación, permitiendo que sean utilizadas en cualquier superficie. Evolucionando constantemente, las Lunarglide en cualquiera de sus versiones son una auténtica experiencia que merece ser vivida.

nike1

Periodista, comunicador y corredor de fondo. Maratonista.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *